¿CÓMO ILUMINAR UN DORMITORIO?


Como iluminar un dormitorio

La intensidad y color de la luz, el tipo de lámpara y el uso son algunos de las aspectos que debes tener en cuenta a la hora de iluminar un dormitorio correctamente.

Para iluminarlo debes partir de los metros cuadrados con los que cuenta la habitación. No es lo mismo lógicamente iluminar 20 metros cuadrados que 50. Cuanto más amplia sea más puntos de luz necesitaremos.

Debemos conseguir que la iluminación del dormitorio sea lo más homogénea posible. A parte de las características del dormitorio, como el tamaño, debemos de tener en cuenta los distintos usos que podemos darle en diferentes momentos del día, ya que la luz que necesitamos para ordenar el armario dista mucho de la que necesitaríamos por ejemplo para leer un libro antes de dormir.

Iluminación general:

Este tipo de iluminación será siempre necesaria, tanto si la habitación es grande como si no. Para iluminarlo de forma general necesitamos una luz potente y uniforme que no provoque sombras.

Si el dormitorio no es demasiado grande, con una lámpara de techo,  un plafón o varios focos empotrables de unos 20 o 30w colocados en el centro, puede ser suficiente.

La elección del tono de la luz dependerá de gustos, pero lo normal es escoger tonos tirando a cálidos o neutros, desde 3000K a 4500K aproximadamente para conseguir un dormitorio más acogedor. Especialmente si la decoración es de muebles oscuros será más adecuada la luz cálida que la fría.

Las lámparas de techo son especialmente apropiadas para iluminar dormitorios de techos altos. Dependiendo de la decoración elegiremos un estilo u otro. Hay mucha variedad en el mercado, lámparas clásicas, modernas o rústicas.

Si el estilo de la habitación es sencillo y moderno, quizás la mejor opción sea utilizar empotrables, especialmente si es una habitación pequeña y de techos no muy altos. También para dormitorios que tengan ya muchos elementos decorativos y no queramos recargar más.

Algunas luminarias permiten regular la luz para adaptarlas a las diferentes necesidades de iluminación, tanto en tonalidad como en intensidad. Los plafones regulables que iluminan con efectos de estrellas puede ser una opción ideal para habitaciones de niños.

Como iluminar dormitorios niños

Iluminación para la zona de la cama:

Apliques para dormitorio

Este tipo de luminarias se hacen indispensables a la hora de levantarnos o acostarnos o por ejemplo para ver la televisión, en lugar de tener que recurrir a la luz general que en momentos como estos puede llegar a ser excesiva y molesta.

Tenemos varias opciones para iluminar en la zona de la cama. En habitaciones de matrimonio lo más común es o bien utilizar lámparas de sobremesa a cada lado de la cama, o si por ejemplo no disponemos de mucho espacio para colocarlas, los apliques de pared encima o al lado del cabecero son una buena opción también.  Algunos apliques permiten orientarlos, lo que se convierte en una buena opción cuando queremos dirigir la luz de forma más precisa, como por ejemplo para leer en la cama. Si en el dormitorio hay 2 personas se convierte en imprescindible que estas luces se puedan encender y apagar de forma independiente.

Para este uso no necesitamos demasiada potencia, podría ser suficiente con una bombilla LED de 4w o 5w para cada una de las lámparas de mesilla por ejemplo y sin gastar apenas consumo.

Otra posibilidad más arriesgada y de tendencia es colocar portalámparas con bombillas de estilo vintage o industrial unos por encima de las mesillas.portalámparas vintage dormitorioMesillas dormitorio

En cuanto al tono de la luz, nosotros recomendamos crear atmósferas acogedoras que inviten al descanso, escogiendo luces de tonos cálidos de entre 2500 y 3500K aproximadamente.

Para las habitaciones de los niños, una buena opción es poner en la mesilla una lámpara de sobremesa tipo quitamiedos, que además de la luz blanca normal, llevan incorporada luz RGB, creando una tenue luz que va cambiando de tonalidad. Si disponen de reloj y alarma se convierten en sobremesas muy funcionales.

Iluminación en zonas de estudio o lectura:

Es bastante común, en especial en habitaciones de estudiantes o niños, tener una mesa de escritorio donde necesitaremos una luz específica, normalmente utilizaremos un flexo de luz neutra o fría.

Algunos flexos incluso permiten regular la intensidad y el color de la luz, desde tonalidades cálidas, pasando por neutras y frías, aunque para estudiar serían más adecuadas más bien neutras, de entre unos 3.500 a 4.500K por ejemplo.

flexo-dormitorio

Como conclusión, tan importante es escoger bien las luminarias, como las ubicaciones donde colocar esos puntos de luz.

Al elegir las lámparas para el dormitorio debemos tener en cuenta las necesidades de iluminación: luz general (que se consigue mediante lámparas de techo, plafones o focos empotrables en el centro de la habitación), luz por zonas específicas (utilizada para iluminar zonas concretas durante una actividad) y luz decorativa (que es la que se emplea para realzar detalles e iluminar un determinado objeto).

Lo ideal, siempre que se pueda es complementar unas con otras para crear ambientes únicos según las necesidades de cada momento.

¿Y tú? ¿Con que ideas te quedas para iluminar tu habitación?

Ecribir Comentario

* Nombre
* E-mail:
   Web:
* Comentario